Agricultura

¿Es más saludable una lechuga plantada junto a la M-30 que las del supermercado?

Algunos estudios aseguran que los productos ‘orgánicos’ plantados dentro de las ciudades tienen más sustancias contaminantes que los que se compra en supermercados.
Las acelgas, los ajos y las escarolas crecen a pocos metros de la M-30, junto a las vías del tren y a escasos metros de una excavadora que no para de remover la tierra. Estamos en el huerto comunitario del barrio de Adelfas, uno de los más grandes de Madrid, donde se cultivan todo el año verduras de temporada. Cuenta con un sistema de riego por goteo y consigue coordinar por internet a unas 100 personas. Entre todos, algunos más que otros, lo mantienen funcionando todo el año. “Lo que sacamos lo repartimos en función de lo que necesita y le gusta a cada uno, controlando que nadie se pase. Y si viene un vecino y quiere llevarse algo, se lo damos”, explica a pie de brócoli J.L Fernández Casadevante, coordinador de la red de huertos urbanos vecinales de Madrid y autor del libro ‘Raíces en el asfalto‘.

El huerto de Adelfas fue uno de los pioneros en Madrid y, como tantos, se montó mediante la acción de una ‘guerrilla ecológica’ y de manera totalmente informal. En 2009, un grupo de vecinos con conciencia medioambiental compraron unos sacos de tierra y plantaron un puñado de semillas en un terraplén desocupado, junto a las vías. El proyecto fue creciendo (“los jubilados se acercaron y fueron los que nos enseñaron a hacer las cosas al principio”) y recibió impulso con la fiebre de la comida orgánica, que ya empezaba a extenderse por España. En 2014, después de varias peleas, consiguieron que el Ayuntamiento cediese un terreno a la Asociación de Vecinos y se mudaron allí.

Es una historia común. Los huertos urbanos se han multiplicado por diez en la última década y ya son cerca de 20.000, cifras aún muy por debajo de las de otros países industrializados. Aunque cada vez cuentan con más apoyos dentro de municipios e instituciones, su existencia ha provocado reacciones contradictorias en los últimos tiempos. Dos recientes artículos publicado en ‘Magnet’ (este y este) inspirados en el trabajo del biólogo Andrés Rodríguez Seijo, doctor por la Universidad de Vigo, inciden en que no sólo no son más saludables que la agricultura industrial que desemboca en los supermercados, sino que entrañan riesgos serios para la salud, especialmente entre los niños.

Vía: “El Confidencial”.

Leer ahora  Avispa asiática: las huellas de una devastación silenciosa