Sin categorizar

La producción ecológica puede reducir al 100% la huella de carbono del cultivo.

Según el estudio ‘Producción Ecológica Mediterránea y Cambio Climático: Estado del Conocimiento’, realizado por la Cátedra de Producción Ecológica ‘Clemente Mata’ de la Universidad de Córdoba y editado por Ecovalia, la producción ecológica contribuye a la mitigación del cambio climático ya que se ha confirmado que reduce las emisiones de CO2, tanto en superficie como en kilo de producto.

Entre los cultivos ecológicos que más reducen la huella de carbono estaría el olivar que, por kilo de producto, se reduce en un 100%, incluso más, pudiendo llegar a ser negativa. Le siguen los cítricos con un 60% y los cereales de invierno con un 42%. En el caso del viñedo, la reducción puede ser de un 33% de media. En este tipo de cultivos leñosos, el gran potencial de reducción de la huella de carbono está en el secuestro de carbono a través de las cubiertas vegetales, las enmiendas orgánicas y la reincorporación de restos de poda. Además, destacan que la mayoría de las emisiones se deben a la maquinaria empleada, por tanto, reducir las necesidades de laboreo o modificar los sistemas mediante los que se realiza, ahorrará combustible y reducirá la huella de carbono.

Gráfico del estudio ‘Producción Ecológica Mediterránea y Cambio Climático: Estado del Conocimiento’

En este estudio se ha detectado que con los cultivos en ecológico se contribuye a la mitigación del cambio climático a través de la reducción en las emisiones de óxido nitroso al evitar el uso de fertilizantes; se incrementa el secuestro de carbono gracias a las cubiertas vegetales y se disminuye la huella total de carbono por kilo de producto en la mayor parte de los cultivos analizados. También, destaca que prácticas como la implantación de las cubiertas vegetales, la reincorporación de los restos de poda, el reciclaje de los residuos de la agroindustria, la reducción del laboreo, el empleo de las energías renovables y el uso de variedades tradicionales son algunas de las que más efectos positivos generan.

Las emisiones generadas en la actualidad por la agricultura y la ganadería representan un 11% del total, aunque, desde Ecovalia advierten que pueden llegar al 25% de las emisiones globales si se tienen en cuenta los cálculos indirectos ocasionados por la producción de los insumos. Según apunta el presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, ante los resultados de este estudio, “hay que poner el foco en la producción ecológica y conseguir apoyo para su desarrollo, respaldando a los productores que apuestan por un sistema que se ha comprobado como el más efectivo para la mitigación del cambio climático”, pero esta apuesta hay que refrendarla, “con la compra de productos ecológicos”.

Fuente: http://lagacetadelvino.com/