Sin categorizar

Cómo cuidar la flor de Pascua

La Poinsettia o Flor de Pascua es la planta protagonista de la Navidad, que adorna las casas y se regala para desear unas felices fiestas. Sigue estos cuidados básicos y lograrás que sobreviva a las navidades.

Son muchos los hogares que tienen una Flor de Pascua en casa en Navidad. La roja es la variedad más demandada, pero también la hay de tono rosado. Con unos pequeños consejos se conservará perfecta.

-Aunque es una planta que se regala para el interior, en realidad su hábitat es más de exterior porque necesita mucha luz cuando está en flor, y un clima estable, ni mucho frío, ni altas temperaturas, ni calefacción. Como no le vienen bien los cambios de temperatura, si la compras en un vivero o floristería donde esté en el exterior, déjala en el exterior y si la compras en un local interior mantenla dentro de casa. 

-Al comprarla, fíjate en las florecitas amarillas, que no haya muchas y que no estén abiertas. Fíjate en que los tallos no estén rotos ni podridos y en que las hojas no tengan manchas.

 –Esta planta necesita luz natural, pero no la expongas al sol directo. Tampoco le viene bien estar expuesta a las corrientes de aire. Su temperatura más adecuada es de 22 grados por el día y 16 durante la noche. Las calefacciones le afectan mucho porque necesita humedad ambiental. Si ves que se le caen las hojas es porque el ambiente es seco para ella. Pon un plato en la base de la maceta con agua y piedras para que las raíces no entren en contacto con el agua. 

Riégala por inmersión, dejándola 15 minutos y retirando el agua que no haya absorbido. Si la calefacción es constante, puedes pulverizar las hojas, pero solo las verdes. Es mejor que utilices agua tibia, no demasiado fría.

– También es bueno abonarla aprovechando el riego. Para ello se puede usar un abono orgánico líquido, que le proporcionará los nutrientes necesarios. Una vez cada 10 días será suficiente.

-Si quieres utilizar las ramas de la “poinsettia” para decorar introduce los tallos en agua caliente a 60 grados durante unos segundos, luego pásala por agua fría. Así la rama durará hasta dos semanas.

Fuente: https://www.miarevista.es/