Noticias

Vigilancia de Xylella fastidiosa.

Xylella fastidiosa es un patógeno de cuarentena que puede ocasionar graves daños en cultivos de gran importancia en La Rioja como son la vid, el olivo, frutales de hueso y almendro, así como en numerosas especies forestales y ornamentales. Se trata de una bacteria fitopatógena responsable de enfermedades como la enfermedad de Pierce de la vid, la clorosis variegada de los cítricos, el “phony peach” del melocotonero, el escaldado del ciruelo, el quemado de hojas en otras leñosas y el enanismo de la alfalfa.

b2ap3_thumbnail_VECTOR.jpg

El rango de hospedantes de esta bacteria es muy amplio, pudiendo afectar a más de 300 especies, en muchas de las cuales no presenta síntomas aparentes pero pueden actuar como reservorio de la misma. Entre las especies en las que provoca daños se encuentran: vid (Vitis spp.), almendro (Prunus dulcis), melocotón (P. pérsica), cerezo (P. avium), ciruelo (P. domestica), olivo (Olea europaea), café (Coffea spp.), lechera del cabo (Polygala myrtifolia), alfalfa (Medicago sativa), Quercus, romero (Rosmarinus officinalis), etc.

La principal área de distribución de Xylella fastidiosa se sitúa en el continente americano. La primera aparición en Europa se produjo en Italia en el año 2013, afectando principalmente al olivo. También se han detectado brotes en Francia y en Alemania. A finales de 2016 se produjo la primera aparición en España, concretamente en la Comunidad Autónoma de Baleares, estando en la actualidad prácticamente extendida por todo el territorio insular. Teniendo en cuenta que la principal vía de entrada es el movimiento de material vegetal contaminado, y que se considera que el riesgo de introducción en la península es muy alto, desde enero de 2017 está prohibida la salida de las Islas Baleares de todos los vegetales para la plantación pertenecientes a especies sensibles (Orden AMP/21/2017). Dado que la erradicación es muy difícil y que las infecciones latentes (asintomáticas) son frecuentes la mejor estrategia frente a esta enfermedad es la prevención, siendo clave las labores de vigilancia.

Síntomas La bacteria se encuentra en el xilema de las plantas, se multiplica dentro de los vasos conductores y llega a taponarlos impidiendo el flujo de savia bruta. En general provoca síntomas inespecíficos y difíciles de identificar. En ocasiones las plantas se muestran asintomáticas a la presencia de la bacteria, lo que dificulta su detección. Aunque los síntomas pueden variar mucho de unos hospedantes a otros, en general provoca:

• Marchitez.

• Decaimiento rápido y generalizado de la planta.

• Secado de las hojas y ramas e incluso la muerte de la planta (en los casos más graves).

 

Leer ahora  El desarrollo de nuevas variedades de vid permitiría reducir el uso de fitosanitarios en la producción vinícola.

Estos síntomas no siempre se relacionan con la enfermedad ya que pueden asociarse fácilmente con estrés hídrico o carencias nutricionales. Ante cualquier sospecha de síntomas deben realizarse análisis en el Laboratorio Regional de La Grajera.

 

Fuente: Gobierno de La Rioja.